sábado, 8 de mayo de 2010

Existe un antes y un después desde que nos damos cuenta de que nuestro interlocutor tiene la bragueta abierta. Es, sin dudas, un viaje sin retorno.

3 comentarios:

Alandroide dijo...

jajajajaja!
Caray, yo tengo problemas de bragueta abiera con uno de mis pantalones. Me he dado por vencido y cada vez que la gente me dice un tanto apenada: "tienes la bragueta abierta", solamente me queda decir: "si. Mi pantalón ha decidido tener la bragueta abierta y yo no puedo hacer nada al respecto"

Saludos, mucha paz!

Magah dijo...

Es verdad, irremontable camino sin retorno.
jajaja

Saludos!

shaking in YOUR boots. dijo...

totalmente verdad y totalmente interesante tu blog, me gustó mucho, seguiré pasando por aquí..